Esquizofrenia


Algunas palabras irrumpen en nuestra conciencia con la violencia de un trueno en una callada noche de verano. Esquizofrenia es una de ellas, escuchamos hablar sobre ella a menudo, la reconocemos, la tratamos mucho más a menudo de lo que pensamos, y aún así nos asusta. Nos provoca imágenes aterradoras, muchas derivadas lo que hemos visto en el cine, de observaciones sesgadas por quienes más tocados por la enfermedad, o sin soporte para afrontarla adecuadamente, no pueden ya ocultarla y nos miran con rostro perplejo, o desconfiado, desde entre los cartones del portal de la esquina. La esquizofrenia es la enfermedad de esa espectral anciana que parece presta a mordernos en cualquier momento, es la enfermedad de ese tipo de mirada vacía y sonrisa cínica que amenaza con esconder un cuchillo en la mano que queda oculta tras su espalda, o la del hombre que habla con su sombra en el cajero automático, pero nunca la del médico, la del abogado o la del arquitecto que toma su medicación y puede seguir ejerciendo, la de las personas que tras sufrir un episodio psicótico continúan con su vida, siguiendo controles psiquiátricos y un tratamiento adecuado.

Es una enfermedad castigada por el estigma desde tiempos inmemoriales, como ocurrió con la epilepsia en la época medieval (entonces se llegaron a quemar epilépticos en piras porque se les creía poseídos por un demonio). Pero con la epilepsia hemos tenido la fortuna de poder entender sus mecanismos fisiopatológicos y destejer los mitos y leyendas que entorno a ella habían crecido, como la mala hierba a cobijo de la sombra de la ignorancia. Pero las personas afectas de esquizofrenia son menos afortunadas, pues padecen una enfermedad que tiene múltiples causas, en parte genéticas y en parte moduladas por el ambiente, y no siempre en la misma proporción. Esta naturaleza ha dificultado enormemente la tarea de identificar un gen concreto que provoque la enfermedad o una noxa ambiental concreta que la desencadene, por lo que se sigue prestando a especulaciones y desinformaciones variopintas para desasosiego y angustia de enfermos y familiares.

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es una enfermedad clasificada dentro de los trastornos psicóticos, los cuales se caracterizan por la afectación de los mecanismos del cerebro para representarse la realidad a partir de la información recibida mediante los órganos sensoriales. Es un trastorno dramáticamente heterogéneo, con diferentes formas de inicio, que puede cursar de forma lenta, larvada, deteriorando progresivamente la autonomía y la capacidad de relación social, o irrumpir súbitamente con un cuadro sintomático florido y espectacular. Asimismo, el curso posterior puede seguir muy distintos desarrollos y mellar en diferente grado las funciones superiores del individuo, es decir, la capacidad de relacionarse, cuidarse, estar atento, sentir, disfrutar…  En cuánto a los síntomas abarcan un amplio espectro, y en función de que se presenten con mayor intensidad unos u otros, se aprecian formas soprendentemente distintas de la enfermedad.

Al inicio del trastorno el enfermo suele tener la sensación de una revelación, cosas que antes carecían de significado se tornan importantes, y otras siguen significando pero ahora en una dirección distinta. La mente comienza a hacer relaciones nuevas (números que significan sentimientos, mensajes ocultos en los colores de la ropa, miradas que traducen intenciones homicidas…), y cualquier ruido se interpreta dentro del delirio, uniendo cada idea falsa en un puzzle de la extraordinaria solidez que antaño tuvo la realidad misma. Queda así tejida una historia, a menudo terrible y asfixiante, en la que el enfermo es perseguido y perjudicado por la práctica totalidad de personas que conoce, unidas y relacionadas, buscando su desgracia o incluso su muerte. Se ven también alterados los circuitos cerebrales implicados en las funciones sensoriales, apareciendo entonces alucinaciones. Las alucinaciones más frecuentes y, casi siempre presentes, son en forma de voces que parecen provenir de dentro de la cabeza, a menudo conversan entre ellas criticando lo que el enfermo hace, de forma a menudo desagradable, incluso profiriéndole insultos y gritos. Aunque menos frecuentemente, también pueden aparecen alucinaciones táctiles, olfativas o incluso visuales (en raras ocasiones). Estos delirios y alucinaciones configuran uno de los dos tipos de síntomas que caracterizan la esquizofrenia, los síntomas positivos.

El otro grupo lo conforman los llamados síntomas negativos, o defectuales. Se agrupan bajo este nombre porque implican menoscabo de funciones cerebrales, como la capacidad de sociabilización, la capacidad de cuidarse de sí mismos, la capacidad de sentir y transmitir sentimientos, la capacidad de experimentar placer, la capacidad de elegir su futuro inmediato, la riqueza del pensamiento, del lenguaje… disfunciones que en conjunto conducen al aislamiento, el abandono y la miseria si no se actúa de forma determinante y correcta sobre el curso de la enfermedad.

Estos dos grupos de síntomas se combinan en proporciones sorprendentemente distintas, así mientras en algunos casos los síntomas positivos dominan completamente el cuadro con delirios abigarrados y alucinaciones intensas que provocan cambios contínuos en el estado de ánimo del enfermo y en su forma de actuar; en otros casos predomina el síndrome deficitario, con empobrecimiento del lenguaje, incapacidad para comunicar sus sentimientos y para autoprocurarse cuidados básicos desembocando, en muchos casos, en la indigencia y el desamparo. El desarrollo y curso de la enfermedad es también muy distinto, desde una posible evolución en episodios de delirios y alucinaciones que remiten y permiten la vida normal entre ellos, hasta evoluciones en las que predominan los síntomas negativos contínuos deteriorando a la persona progresivamente, en todos sus aspectos, hasta una situación de total dependencia del medio que le rodea.

¿Pero, que ocurre en el cerebro?

Cuando se manifiesta la esquizofrenia se observa que uno de los neurotransmisores (moléculas que utilizan las neuronas para “comunicarse” entre sí) principales, la dopamina, se encuentra en bajas concentraciones en el lóbulo prefrontal del cerebro, que es precisamente donde se integra la información que proviene del resto de estructuras del cerebro y se organiza para dirigir nuestra conducta hacia un fin, es decir, hace las funciones de director de orquesta. Se encarga de la planificación y la motivación necesarias para llevar las tareas de la vida diaria a cabo. Esto permite entender porque se dan los síntomas negativos.

Los síntomas positivos, en cambio, tienen que ver con un aumento de las concentraciones de dopamina en otra zona muy importante, y más primitiva, del cerebro: el sistema límbico. El sístema límbico fue descrito por primera vez por el celebre médico, anatomista y antropólogo francés Paul Broca, es un conjunto de estructuras cerebrales distintas de las que no hay un sólido acuerdo anatómico, pero sí sobre su función. En este sistema se producen las emociones, los impulsos, las sensaciones… el frío, el hambre, el sueño, el placer, el miedo, la angustia… Cuando las neuronas de estos circuitos se hiperestimulan y comienzan a secretar dopamina en exceso, aparecen los síntomas más característicos de la esquizofrenia, los delirios y las alucinaciones.

¿Cómo se puede tratar?

El tratamiento de esta enfermedad  potencialmente devastadora pasa por la administración de medicación antipsicótica. Los antipsicóticos son moléculas con la capacidad de evitar que todo ese exceso de dopamina llegue a hacer su función bloqueando a sus receptores en el resto de neuronas, si imaginásemos que la dopamina fuese la llave de esa caja de Pandora, el tratamiento antipsicótico sería algo así como poner plastelina en la cerradura (acabo esta frase convencido de que pronto descubriré un grupo de facebook contra esta metáfora). Además del tratamiento es muy importante que el paciente realice seguimiento psiquiátrico regular y psicoeducación (aprender las características de su enfermedad, como reconocer las recaídas, cuando solicitar ayuda…). El otro factor importantísimo es el apoyo familiar, que determina junto al tratamiento el pronóstico final.

¿Que es importante recordar de la esquizofrenia?

  • Es una enfermedad del cerebro, como muchas otras enfermedades puede controlarse adecuadamente con un tratamiento y un seguimiento correctos.
  • No hay nada mágico en ella, se trata de una alteración compleja del funcionamiento de los circuitos cerebrales.
  • Un enfermo de esquizofrenia NO es una persona peligrosa, si sientes miedo de un persona esquizofrénica tienes el deber moral de informarte más sobre la enfermedad.
  • Es una enfermedad causada por una predisposición genética y una serie de factores ambientales precipitantes. NO hay culpables,  no se produce por ningún error en la educación recibida. Si tu hijo padece esquizofrenia NO se debe a que hayas hecho nada mal, en el “sorteo” de enfermedades le ha tocado ésta, y por suerte tiene tratamiento eficaz!!
About these ads
Esta entrada fue publicada en artículos, Cerebro, ciencia, divulgación, medicina, psicologia, Psiquiatría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

34 respuestas a Esquizofrenia

  1. Pingback: Esquizofrenia

  2. didocmu dijo:

    Me interesa este tema y me gustaría conocer más sobre él. ¿ Hay alguna asociación específica de Esquizofrenia donde se puedan informar los enfermos y sus familiares ?. Muchas gracias.

    • soskeptical dijo:

      Saludos Didocmu. A nivel de familiares y enfermos hay varias asociaciones que se ajustan a las diversas vertientes de la enfermedad. Para poder dirigirte a la más adecuada necesitaría saber en que ciudad vives, si lo prefieres me puedes informar en el e-mail del blog dopaminabienrepartida@gmail.com y te contestaré a la mayor brevedad posible con las mejores opciones de tu área. Respecto al tema en sí, puedo recomendarte algunos libros e incluso alguna película.

      Libros:
      – Francisco Mora, 2004, Genios, locos y perversos, Alianza editorial, Barcelona. (Más a nivel científico, pero en tono divulgador y sin tecnicismos, siempre con la exquisita sensibilidad del Dr. F. Mora).
      – Michael Greenberg, 2009, Hacia el amanecer, Seix Barral, Barcelona. (Éste está escrito por un periodista, padre de una mujer con trastorno bipolar. Aunque no es específicamente sobre la esquizofrenia, trata con tono cercano y sencillo las vivencias y superaciones de alguien que ha vivido la enfermedad mental de un familiar querido. Creo que puede ser de gran ayuda para familiares, de cualquier trastorno mental severo).

      Películas:
      – Repulsión (1965). Un clásico de Polanski, la esquizofrenia tal cual, sin tapujos ni adornos.
      – El quimérico inquilino (1976). Entra más a fondo en los síntomas iniciales de la esquizofrenia, en especial en la desintegración de la propia identidad, una joya, a mí parecer injustamente infravalorada. También de Polanski, quién por cierto interpreta el papel principal.
      – El Maquinista (2004). Christian Bale hace un papel irreverentemente bueno, me dejó sin palabras, todo un ejercicio solista propio de un genio.

      Paro aquí porque el tema da para un post entero, pero me ofrezco a darte más información por e-mail, o a hacer el propio post si despierta algún interés. Literatura, cine y esquizofrenia, ya me está tentando… ;)

      • didocmu dijo:

        Muchísimas gracias por esta información y postearé a tu blog .
        Leeré y veré las películas.

      • dee dee dijo:

        tambien esta Una mente brillante..

      • Elena Ortiz dijo:

        Hola. Gracias por brindar información que es super valiosa para mi puesto que tengo un compañero de trabajo que aparentemente es esquizofrénico, ya que ésta ultima semana su comportamiento fue realmente desconcertante tales como mantenerse sumamente retraido, caminando como un zombi sin responder ni escuchar a nadie, y lo poco que conversa como decir que desea cambiar el mundo, bueno realmente no sabemos lo que le sucede pero me inclino apensar que es esquizofrénico.

      • soskeptical dijo:

        Es una posibilidad, aunque existen muchísimas más y no todas implican una enfermedad mental primaria. En estos casos lo mejor es actuar con mucha delicadeza, y corresponde a los responsables recomendar atención médica si se detecta disfunción en el trabajo u otras áreas de la vida diaria.

  3. Pingback: Esquizofrenia | ForoProvincias.Com

  4. Pingback: Esquizofrenia | PHP SPain

  5. Pingback: Esquizofrenia | Noticias - d2.com.es

  6. Vernetta dijo:

    Grande Carlos, el articulo muy bueno, me uno a la recomendación de esas tres películas y me declaro fan de “la metáfora de la llave y la plastilina”

  7. Juanito dijo:

    Hola compañer@,
    Por lo que dices parece ser que tratas el tema desde la perspectiva de un profesional de la salud, y no desde la vivencia en propia persona de un episodio psicótico. Me uno a tus intenciones de normalizar a las personas con esquizofrenia pero no puedo compartir la difusión que haces tan a la ligera de la plastelina que bloquea la cerradura.

    Describes los episodios psicóticos con bastante precisión, sin embargo creo que sólo te fijas en la parte negativa (no en los síntomas negativos sino en la parte triste y dolorosa de la sintomatología positiva) que puede surgir de la misma forma que la positiva (llantos de alegría, sentimientos de unión con el mundo, sentimientos de plenitud). Es cierto que los episodios psicóticos suponen problemas serios para una persona y su relación con el medio social, sin embargo, antes de pasar a recetar risperidona a cascoporro estaría bien que también se diera a conocer la parte triste que conllevan estos tratamientos.

    La verdad es que hemos avanzado desde la lobotomía, pero los antipsicóticos de segunda generación no son la panacea. Se trata de un tratamiento difícil y con consecuencias en todos los ámbitos de tu vida psicológica. Hace ya casi tres años que finalicé el tratamiento médico y todavía estoy sopesando hasta qué punto fueron convenientes en mi vida. De lo que estoy seguro es que hay que mejorar esa plastelina en la caja de pandora o aún mejor, formar a mejores profesionales para poder abrir esa caja y combatir los males, para que sea cada cuerpo le que distribuya la dopamina como considere necesario y no los protocolos médicos.

    • soskeptical dijo:

      Hola Juanito,

      En primer lugar quiero decirte que estoy muy agradecido por tu comentario, una crítica razonada y hecha con tanto respeto es lo que enriquece un blog como éste que no tiene más objetivo que divulgar y compartir con el mundo temas que nos atañen a todos y que quizá no conocemos como nos gustaría.
      Efectivamente, hablo desde la perspectiva de un profesional de salud, y me alegro de poder contar con la perspectiva de alguien que lo ha vivido en primera persona y se anima a compartirlo aquí.

      La dichosa metáfora de la plastilina es una forma simple de explicar la interrelación compleja de un neurotransmisor y un receptor, pero no un intento de explicar la enfermedad en global y sus consecuencias, ni muchísimo menos. Para eso, necesitaría mucho más que un post, quizá un libro, y mucha ayuda de gente como tú. Mi intención es dar una breve explicación lo más sencilla posible de la enfermedad desde un punto de vista científico, para tratar de ayudar a desmitificar el estigma de misterio que la rodea.

      Estoy de acuerdo contigo, la enfermedad es desde luego mucho más que el tratamiento con un antipsicótico, y las consecuencias van hasta aspectos de la vida que uno ni se imagina hasta que toma contacto con ella. Y sobretodo estoy de acuerdo en que tenemos que mejorar muchísimo, la “plastilina” y la formación de los profesionales. Y quizá aún más importante, tenemos que mejorar la educación sobre la enfermedad mental en la población general, para que se pueda conocer y ayudar a las personas que la padecen.

      Por último, quiero felicitarte por lo que has superado, y por el ejemplo que representas para la gente que está pasando por ello ahora.

      Un abrazo,

      Carlos.

    • es triste pero necesario la medicacion en los equizofrenicos mi hijo es equizofrenico y lleve siete años de maltratos y agresividad fisica y verval de parte de el a pesar de tratarlo con mucho amor …..al punto de convertirse en alguien sumamente peligroso tanto para mi como para la sociedad ……

  8. R.B dijo:

    Buenas noches,

    Agradezco que alguien aclare que las personas que padecen esquizofrenia no son peligrosas. En mi familia hay una persona con este problema y, efectivamente, el estigma social es terrible. La gente, por lo general, no comprende cuando una persona es un poco diferente si la comparamos con “la norma” (cuando alguien habla un poco diferente, o es muy tímida, o etc)…
    . La persona que escribió el comentario anterior dice cosas muy ciertas acerca de la medicación. Ésta tiene unas consecuencias bastante negativas. Especialmente cuando la dan en grandes cantidades, después de una crisis. De todas formas, y hablo sólo del caso de mi familiar, por muy negativas que sean las consecuencias, no creo que sean peor que estar en un estado tal que se cree que las personas más allegadas se quieren deshacer de uno o tener miedo de cerrar las ventanas porque se cree que la gente que trabaja en la televisión está allí esperando para grabar y transmitir lo que uno hace y cosas así por el estilo. Seguramente un tratamiento mejor sea posible. Pero, en el caso de mi famliar, desde luego, no hubiese sido mejor un no-tratamiento.

    Por otro lado, una cosa que suelen desatender bastante los psoquiatras son los síntomas negativos. Éstos pueden hacer que la vida de la persona sea bastante infeliz. Y creo que todos deberían recomendar terapia para superarlos, para que el paciente pueda llevar una vida más autónoma y plena. Sin embargo, hay psiquiatras reticentes a ello. Se conforman con controlar que el paciente no tenga más cuadros psicóticos y nada más. Por tanto, son responsables de la infelicidad de las personas. Yo llevo años luchando porque mi hermana vaya a terapia, pero como el psiquiatra dijo que los psicólogos no hace nada, mi madre no está a favor de ello y yo no puedo hacer nada. Me siento impotente.

    • soskeptical dijo:

      Ciertamente, en una crisis aguda se precisan dosis altas de tratamiento para evitar riesgos mayores, y estas conllevan en ocasiones un aumento de la sintomatología negativa. En muchos casos la dosis se puede disminuir progresivamente hasta minimizar estos síntomas, o incluso cambiar el fármaco por uno menos incisivo. En el caso de los síntomas negativos debidos a la propia enfermedad, el tratamiento es mucho menos eficaz, y es muy importante acompañar al enfermo en su rehabilitación. Cierto es que no siempre se dispone de los medios ideales en la sanidad pública, aunque si hay muchos recursos de los que día a día se benefician pacientes que poquito a poco van normalizando su vida.
      A nivel psicoterapéutico hay algunas opciones útiles, si me facilitas de forma privada información sobre tu zona intentaré indicarte con más exactitud, para ello puedes usar este correo dopaminabienrepartida@gmail.com.
      Un abrazo, y muchos ánimos.

  9. agus dijo:

    Hola, hace poco me entere que mi novio tiene la enfermedad de esquizofrenia. La verdad que estoy confundida, llevamos dos años, lo amo…pero por otro lado, mi familia y mucha gente me dice que lo tengo que dejar y alejarme, entiendo que mi madre tiene miedo a que salga lastimada, me dice que soy joven y que voy a poder conocer otra persona, ese dia me la pase llorando, pero paso un mes y sigo con él, es verdad por momento me habla con delirios, pero lo estoy acompañando al medico, al psicologo y psiquiatra y me meto mucho en internet para informarme mas…Es confuso, mi corazón lo quiere, lo ama, pero la gente me dice otra cosa…nose que hacer!

    • soskeptical dijo:

      La esquizofrenia es una enfermedad que puede controlarse y, en muchos casos, permite llevar una vida satisfactoria. El inicio siempre es duro, hay mucha confusión, se tarda un tiempo en encontrar la terapia adecuada hasta que la persona se estabiliza y continúa con su vida. El factor más importante es que la persona afecta acuda a su psiquiatra regularmente y tome el tratamiento correctamente. La enfermedad por sí sola no tiene porque conllevar una ruptura sentimental, pero en cualquier caso, esa es una decisión que te corresponde sólo a ti (estoy suponiendo que eres mayor de edad), y no tienes que tener prisa por tomarla, en ocasiones lo mejor es ver como se desarrolla la situación y cómo responden tus sentimientos.
      Por otro lado, te recomiendo que te quedes con la información de los profesionales que atienden a tu pareja, y si necesitas más puedes acudir a alguna asociación de familiares dónde pueden ayudarte y contarte como lo han llevado ellos con sus seres queridos afectos de esquizofrenia. Por los medios de comunicación se encuentra todo tipo de información, muchas veces distorsionada o falsa, y te puede ocasionar sufrimiento innecesario. Si necesitas más información escríbeme al correo del blog e intentaré echarte un cable: dopaminabienrepartida@gmail.com

      Un abrazo y ánimo, verás como poco a poco todo va dejando de ser tan confuso.

    • tu madre tiene razon puede ser muy peligrospo para ti y se trata de tu misma vida los equizofrenicos carecen de sentimientos a la hora de una crisis

  10. Pingback: la esquizofrenia

  11. Sun dijo:

    El estigma forma parte de los “síntomas negativos” de un entorno desinformado, y de la propia ideación delirantes de quien está diagnosticado o diagnosticada. A esos “síntomas” hay que sumar el tratamiento que le dan los medios de comunicación. Los tratamientos dependen fundamentalmente del enfoque terapéutico que se siga, y en la sanidad española, hay uno muy concreto que reúne los planteamientos biologicistas con los cognitivo-conductuales, y de ahí la preferencia de los tratamientos químicos y la exclusión de otras psicoterapias que no sean cognitivo-conductuales.
    Además, los diagnósticos no siempre son claros o acertados y se confunde una crisis con una enfermedad. En ocasiones, la sobremedicación, implica riesgos innecesarios, pues a veces obedece más a la angustia del entorno que a la de la propia persona y es importante entender eso para ayudar en la recuperación de quien ha caído en la crisis o se encuentra en la fase prodómica en la que aparecen las primeras señales de una posible crisis. También es importante conocer esto, porque la recuperación en ese estadio, es mucho más rápida y efectiva que tras la crisis y la sobremedicación.
    Otro aspecto a tener en cuenta, es complementar el tratamiento químico con otro psicoterapéutico que se puede realizar con profesionales psiquiatras y psicólogos que sean psicoterapeutas, o con psicoterapeutas específicos. Para eso es importante conocer cada una de las líneas terapéuticas que utilizan, pues es importante que la persona se pueda identificar con alguna de las técnicas mejor que con otras, aunque lo fundamental es que el profesional sea experimentado y el vínculo que pueda hacer con el terapeuta.
    Los tratamientos deben ser personalizados y habrá personas que puedan ir dejando paulatinamente la medicación de manera controla y otras que tendrán que mantener el tratamiento durante toda su vida, aunque seguramente si consigue mantener unas mínimas pautas de cuidado personal y atención de sí mismo, puede ser mínima.
    Mucho ánimo a todas, el camino está, sólo hay que buscarlo y empezar a andarlo…, pero aviso que no tiene atajos.

  12. Andrea. dijo:

    Hola, buenas noches. Esta enfermedad, es muy interesante ya que muchos la padecen y pocos saben verdaderamente lo que es, y lo más fácil que hacen es tener miedo a las personas que la padecen. Me gustaría que me explicaras por favor, cuales son los síntomas en una persona con esquizofrenia, ya que cuando estás con una persona así no sabes si la padece o no, a mi me gustaría saber cuales son los primeros síntomas cuando esta la padece. Muchas gracias, y buenas noches.

    • soskeptical dijo:

      Los primeros síntomas no suelen ser llamativos y se encuentran en el marco de un aislamiento social, evitación del contacto interpersonal y abandono de actividades habituales. Posteriormente se inician los síntomas positivos que suele cursar con desconfianza generalizada o hacia alguien en concreto, ideas de perjuicio o de persecución y alucinaciones que suelen tener forma de voces que comentan la conducta del enfermo, a menudo insultándole e incluso hablan entre ellas. Si necesitas más información o ayuda no dudes en escribirme al correo del blog.

  13. Vánika Lecter dijo:

    Saludos! Muy buen artículo, podría recomendarme alguna película o video para ilustrar de manera más gráfica a la persona esquizofrénica? Ya revisé las 3 que recomendó inicialmente, pero me gustaría contar con más fuentes para mi proyecto escolar.

    Gracias de antemano!

    • soskeptical dijo:

      Buenas Vánika,
      Vamos a por más filmografía pues, tienes “12 monos” que es un clásico sobre el tema e ilustra bastante bien la vivencia de los delirios. Más moderna es “Shutter island” con Leonardo di Caprio, donde también se representa muy bien, la ruptura con la realidad y la interpretación errónea de ésta. Más teatral pero también interesante es “La ventana secreta”. Tampoco está demás revisarse “El club de la lucha”, que aunque más ecléctica también tiene bastante relación con el tema. Basada en una historia real, quizá más comercial que las anteriores tienes “Una mente maravillosa”, que más a nivel básico repasa la evolución de la enfermedad en una persona con capacidades intelectuales sobresalientes. “Donnie Darko” presenta el tema de una forma bastante peculiar, quizá menos lúdica pero muy interesante por su originalidad. Por último te recomiendo también “Spider” en clave de thriller y más centrada en aspectos relacionados con la interpretación de los recuerdos. En resumen te recojo los títulos:
      1. 12 monos.
      2. Shutter Island.
      3. La ventana secreta.
      4. El club de la lucha.
      5.Una mente maravillosa.
      6. Donnie Darko.
      7. Spider.

      Espero que te sirva de ayuda, y resto a tu disposición si necesitas más material.
      – Soskeptical -

  14. paula dijo:

    Hola:

    Mi comentario es para protestar un poco y dar muchísimos ánimos. Tengo un diagnóstico de esquizofrenia, desde hace doce años. De vez en cuando mi cabeza funciona de esa forma delirante que comentas en el artículo, y estoy tan familiarizada con ella que me preocupa bien poco. No tomo medicación, y no me importa si es la dopamina, los genes (me interesa mucho más la perspectiva epigenética, que el genetismo reduccionista, evidentemente), o la locura cotidiana que nos rodea a todos, llena de sobresaltos diarios, capaces de hacer dudar sobre el principio de realidad a la persona más cuerda y equilibrada del planeta. Estoy haciendo un posgrado en la universidad, soy muy sociable y muy consciente de todo lo cuentas (que no es exactamente lo mismo que tener “conciencia de enfermedad”).

    Si queréis poneros en contacto con asociaciones de personas diagnosticadas y de familiares, podéis hacerlo con Radio Nikosia (Barcelona), con FEAFES (en todo el país), con FECAFAMM, y tantas otras… Me parece que tu entrada es un pelín tendenciosa, es una mezcla entre luchar contra el estigma y cargarte la misma lucha con alusiones constantes a las peores imágenes de la esquizofrenia, además de querer controlar la información, con tanto “te lo digo en privado”. Ofrecer una perspectiva tan biologicista me parece osado por tu parte, parece como si nunca te hubieras acercado a otras posturas. Seguro que estás a tiempo. Hablas de psicoeducación como conocimiento de lo que te pasa, y estoy de acuerdo, pero pondrías el grito en el cielo si yo te dijese que el objetivo más importante de la psicoeducación es aprender a dialogar con tus síntomas hasta que ya no tengan poder sobre ti, porque ya no te paralizan, ni te arrastran, sólo despiertan tu curiosidad y de vez en cuando te dan una mala época, durante la cual hay que cuidarse muchísimo. La medicación es una opción, sobre todo en las primeras crisis, pero no es la única. Hasta que no escucho estas palabras de un profesional, no confío demasiado en su criterio, es como si sólo se hubiese estudiado la mitad de la carrera.

    ¿Quién soy yo para opinar sobre psiquiatría? Alguien que sabe muchísimo sobre el tema de hoy, sólo que por caminos distintos.

    Hasta revistas de gran prestigio científico como The Lancet empiezan a decir verdades como puños en relación a determinados aspectos de la psiquiatría.

    No me digas que no soy buena dialogando con psiquiatras. ¿Eres igual de bueno dialogando con los pacientes? Lo que parece provocación, lo es. No hay otra forma de avanzar que mediante el conflicto cognitivo. Pero la provocación termina en lo intelectual, seguro que eres una buena persona, como la mayoría.

  15. Anto dijo:

    Hola!
    MI nombre es Antonela y soy de Argentina.
    Es la primera vez que encuentro un foro donde hay información y debate. NO tuve la oportunidad de encontrar foros Argentinos en los que escribieran personas con diagóstico de esquizofrenia.
    Para empezar (tratando de ser lo más explícita posible) les cuento que no tengo diagnóstico, después de tres años de tratamiento psiquiátrico y psicológico las definiciones de mis estados rondaron entre “hipersensibilidad” por el primer psiquiatra que me vio, “depresión Psicótica” y finalmente ante un llamado insistente por teléfono, meses después de la superación de una crisis, el tercer psiquiatra que me atendió dijo: – No se, no se si es un cuadro esquizofrénico.. realmente no lo se.
    Para redondear la idea, desde el primer momento yo me autodiagnostiqué esquizofrenía, se lo dije al tercer psiquitra e insistí en que ellos lo sabían pero no me lo querían decir, claro.. es comprensible.. después de un intento de “apagarme” debían ser cautelosos con sus palabras.
    Fueron tres “SOLO” tres años pero pasaron tantas cosas que me cuesta darle un orden.
    Me indicaron olanzapina, risperidona, ácido valproico y algún que otro somnífero.. me olvidaba de la resurrección: paroxetina! después de 11 días tortuosos de no tolerar la fuloxetina apareció la salvación para sobrevivir a mis “fases negativas”.
    Sin ser irrespetuosa quiero decir que la medicación psiquiátrica me provocó una desilusión terrible. Digo la medicación psiquiátrica y no la psiquiatría xq le tomé un cariño muy especial a mi psiquiatra, entiendo y rescato que la intención es de ayuda aunque aveces resulte peor el remedio que la enfermedad.
    Coinsido con Juanito y con Paula, ellos quizás pueden poner mejor en palabras lo que quiero expresar.
    Desde mi experiencia la forma en que me dieron la medicación no fue la mejor. Sabemos que en crisis agudas se dan dosis altas y los que llaman aveces síntomas negativos de la enfermedad son terribles efectos secundarios de los antipsicóticos, de no haber un seguimiento continuo y detallado en el tiempo que empieza a hacer efecto el mismo (risperidona en mi caso) se corren grandes riesgos.. yo no soportaba más la situación y me tomé un blister de risperidona “quería dormir tres días seguidos” Intoxícación y lágrimas me costó darme cuenta de como respondía mi cuerpo a la medicación y a la enfermedad (sin tener en cuenta el lavaje de estomago seguido de insoportables contracciónes musculares y falta de oxígeno)
    EN MI LA RISPERIDONA SIN COMBINACIÓN CON ANTIDEPRESIVOS ERA VENENO, LITERALMENTE.
    Pienso igual con respecto a que la medicación no es la única alternativa, y de saber los efectos colaterales y estar en condiciones de elegir, creo que nunca la hubiese tomado. Si tengo que decir a favor que hicieron desaparecer por completo los sintomás psicóticos, pero también tengo mucho para decir de los efectos adversos y riesgos. Una prolongación en el tiempo de una enfermedad atenuada al costo de una fatiga inmensa, apatía, abulia, aumento de peso y posible obesidad, disfunciones sexuales, aumento de prolactina, confusión, “posible esterilidad”… (por nombrar algunos de los síntomas más sentidos) creo que está lejos de ser un tratamiento digno.
    Esto con respecto al tratamiento medicamentoso, es claramente una disconformidad. Otra de las situaciones que padecí fue la falta de información de familiares y personas cercanas, si bien me recomendaron terapia de familia, la pudimos hacer mis hermanos y yo por un corto tiempo. Creo que no llegaron a entender nunca lo que me estaba pasando, y me influía enormemente. Recuerdo y todavía me duelen frases como – Lo que pasa es que no ponés voluntad!! levantate! agresión verbal, tensión.. no entendían que mi inteligencia volitiva estaba a menos diez.
    Seguramente mis comentarios suenan a crítica, pero para la construcción. Siempre quise encontrar un lugar para la difusión y ayudar si se puede a otros pacientes.
    Creo en la musicoterapia, el psicodrama, la terapia grupal, espacios artísticos, teatro, deportes, asesoramiento a familiares y cercanos, inclusión social, y sobre todo lo que rescataba Paula de la psicoeducación no solo como conicimiento de la enfermedad si no como el dialogo interno y la interpretación de estados, creo que es posible en algunos casos una “especie de autocontrol”. SOBRE TODO TRABAJAR MUCHO EN PÁNICOS, FOBIAS Y MIEDOS QUE SON LOS ALIMENTADORES DE TODOS LOS FANTASMAS QUE SALEN DE LA CAJA DE PANDORA Y OJALÁ, SINCERAMENTE OJALÁ, ALGÚN DÍA SE HABLE DE PREVENCIÓN EN SALUD MENTAL, UN PILAR INADVERTIDO Y TAN FUNDAMENTAL.

    MIS CARIÑOS A TODOS Y SALUD!!! POR UNA AUTOESTIMA Y AUTONOMÍA MÁS SANA, CREO FUERTEMENTE EN LAS POTENCIALIDADES PROPIAS DEL SER HUMANO PARA LA CURACIÓN.
    PD!: interesantísimos temas como epigenética.
    Perdón por la redacción, estoy con insomnio y la neurolinguística no es la mejor. Ah, estoy sin medicación!! fue retirada paulatinamente con ayuda del psiquiatra :)

  16. bonita dijo:

    que miedooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo que es eso

  17. Daniel dijo:

    Hola, lo menos que puedo decir es que me ha encantado la explicación , muy bien detallada, estructurada y fácil de entender, muchas gracias!

  18. Paula dijo:

    Antonela, mucho ánimo! Por lo que has escrito se nota que te va a ir de maravilla, el camino es conocerse y confiar en una misma, los “síntomas” no son más que pensamientos, pensamientos con un contenido determinado, un tanto diferente a los pensamientos habituales, pero no hay que darles más importancia de la que tienen, ni dejar que sean ellos quien nos conduzcan por el mundo. Llevas mucha razón en la prevención en salud mental, pero si vamos a esperar a que sean los psiquiatras quienes la promuevan, podemos esperar sentados. Se anunciaba una burrada enorme para el nuevo DSM, consistente en entender la prevención de la psicosis como medicar antes de que aparezcan síntomas, es como si tú estás bien, no tienes cáncer y deciden darte quimioterapia para prevenir el cáncer que tampoco saben si vas a tener. Una locura total, eso sí es locura, más que la nuestra.

    Muchísima suerte, Antonela, piensa siempre que tú sabes más de ti misma que nadie, y que ese conocimiento te guíe, te aconseje y te consuele. Las personas queridas también son importantísimas, una buena confidente para los días “raritos”, que no te juzgue y te de apoyo, e incluso que podáis reiros juntas de esas “locuras” inofensivas es un tesoro. Si cultivas esos dos tesoros, tu confianza y a tus amigos, no hay pensamiento alguno que pueda contigo, molestará un poco, quizá, pero nunca será definitivo. Nuestros pensamientos forman parte de
    nosotros, como los sueños, y uno no se hace de menos por tener un sueño extraño, tanto si es durmiendo como en plena vigilia: se acepta, se le asigna una función metafórica, y se sigue para adelante. Un abrazo grande!

  19. maly dijo:

    La esquizofrenia puede ser eredictario

  20. ricardo dijo:

    No se que decir, pero en el espacio en el que lo dicen, es tan bien explicado, que una persona con esquizofrenia, yo sé que le costaría relacionar cosas, y todo lo que se explica aqui es cierto, que buenas bondades existen para los que viven normalmente, existe también la esquizofrenia causada por el bullying, y este comentario yo se que no muy relevante, ni les importará, yo se, pero, lo escribo porque me interesa escribirlo, muchos esquizofrenicos piden ayuda, silenciosamente, la vida es esa lucha por subsistir, eso nos condena, para quedar como dicen, en las calles, ojalá encuentren siquiera algo para ,,,, no se, eliminar el problema, y a parte, a muchos esquizofrenicos les debe de molestar que estén sin sexo, peor a las mujeres, porque hay prostibulos para varones, creo que es también algo que “retuerce a muchos esquizofrenicos que no pueden conseguir ni pareja, es la terrorifica realidad, por más j que parezca”, ¿a cuantos hombres les gusta ni siquiera traballar, ni poder ganar dinero, o tener vergüenza, sabiendo como esta la vida ahora? duele mucho, si que duele, … ser como uno es no es divertido en ese aspecto, ni siquiera para poder tener sarcasmo, que eso me gusta hacerlo, pero ya pues que chingao…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s