¿Qué es la belleza? (Capítulo II)


Neoclasicismo y romanticismo: prohibido suicidarse!

El neoclasicismo nace en el siglo XVIII de manos (o debiera decir de cerebros) de la ilustración. El sexo femenino comienza a tomar protagonismo en el arte y la cultura. La figura de la mujer se representa más libre, se pintan pechos desnudos, y se aprecia una belleza menos insinuante y sensual, y más natural, melena suelta y se acabó el corsé. Es una vuelta, en cierto modo, a los valores clásicos de simetría y equilibrio, pero se acogen los sentimientos y las pasiones, no como perturbaciones irracionales de la mente, sino como otra facultad humana, junto a la razón.

Durante el romanticismo, las historias sobre grandes gestas heroicas dejan paso a la visión sentimental de la vida cotidiana. El amor pasional se va convirtiendo en amor romántico, se encuentra la belleza en un amor profundo e íntimo, un amor trágico que a menudo lleva a un desenlace fatal, siendo la muerte también bella, en cuanto su lado enigmático e insondable. De hecho, la fascinación por la muerte y su simbolismo como culminación del sufrimiento amoroso fue tan notable en esta época que llevó al mismo Napoleón a prohibir por decreto el suicidio por amor. Durante el romanticismo se comienza a valorar la libertad, por encima de la de las normas clásicas. Se prefieren las historias abiertas, con distintas interpretaciones posibles, a las historias con un final unívoco y perfectamente coherente con el hilo del relato. La pasión por alcanzar la perfección se va transformando poco a poco en curiosidad por la experimentación y la búsqueda de sensaciones nuevas.

Siglo XX: máquinas y vanguardias. 

La belleza natural pierde protagonismo frente a la belleza de las creaciones del hombre. Las grandes obras pictóricas chupan rueda de los coches de carreras, nace la era de la estética industrial. Las grandes máquinas ya no necesitan esconder los engranajes bajo la chapa, ahora muestran orgullosas los mecanismos que las hacen tan terriblemente eficientes, o bien se rediseña su apariencia externa para hacerlas más efectivas (“styling”). La belleza pasa de ser un concepto más profundo e inalcanzable a ser más funcional, coqueteando con el poder y la tecnología naciente.

En un momento histórico donde las ideas científicas de Bergson o Einstein cuestionan la realidad que conocemos, dándole elasticidad al tiempo y al espacio, pero sobre todo, a la imaginación… También contribuyen, si bien no a conocer dimensiones nuevas de la realidad, a deformarla y torturarla, ideólogos como Freud, plantando la semilla de lo onírico e indescifrable, como escape a los límites lógicos del mundo real (aunque la intención inicial fuese muy distinta…). Nacen las vanguardias: arte abstracto, dadaísmo, cubismo, futurismo… y sobretodo, el consagrado surrealismo.

Y, hoy… ¿Qué es la belleza?

Estamos en la era de la neurociencia, la curiosidad humana vuelve la vista 180º grados, pero no para mirar atrás, sino para descubrirse a sí misma en los sugerentes surcos de esa nuez hirviente que contiene todo lo que conocemos, el cerebro. ¿Porqué hay cosas que nos parecen bellas, y otras que nos provocan repulsión? ¿Qué ocurre en ese kilo y medio de masa blanca y gris cuando nos quedamos en éxtasis escuchando cantar a Lizz Wright? ¿Cómo se transforma esa persona, que tanto nos gusta, en impulsos eléctricos, y éstos en placer?

Las respuestas a esas preguntas y otras tantas más dan para otro post, y ahora mismo me pongo a ello… si os parece bien.

Próxima parada:   Neurobiología de la belleza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en artículos, arte, belleza, placer y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a ¿Qué es la belleza? (Capítulo II)

  1. purri dijo:

    Supongo que en la siguiente parada, neurobiología, es donde entraría la belleza que encuentras cuando mirando un paraje te quedas pensando para dentro.. que bien se está aquí, ahora, en este momento. O simplemente una sombra refrescante rodeada de un abrasador sol.
    Espero con impaciencia encontrar esas sensaciones descritas con simplicidad (ahí es ná)

  2. soskeptical dijo:

    Me consta que la siguiente parada es un objetivo ambicioso, pero ya estoy deseando terminar un trabajo que tengo entre manos para poner toda la carne en el asador. Me alegro de ver que sigues leyéndome, y que sigues siendo mi mejor inspiración.

  3. Pingback: ¿Qué es la belleza? (Capítulo II)

  4. Berta dijo:

    Hola estoy haciendo un trabajo sobre el concepto de belleza, de donde obtienes toda la información? El tema es bastante difícil, y no se por donde seguir.. espero tu nuevo post! gracias.

    • soskeptical dijo:

      Las fuentes de información son casi inagotables, dependiendo del tipo de trabajo y del nivel técnico que te interesa te puedo recomendar bibliografía, webs, o incluso te puedo ayudar con algunos archivos, si quieres puedes utilizar el correo de la web dopaminabienrepartida@gmail.com y te ayudaré en todo lo que me sea posible.

      Gracias por participar!

  5. Berta dijo:

    Pero no publicaste tu último post, de la neurociencia! Tienes información sobre ello?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s